Este jueves 11 de mayo, la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), instituciones gubernamentales y sectores representativos de la sociedad civil, firmaron el "Acuerdo Nacional de la Seguridad Vial para una Movilidad Segura", con la finalidad de asumir un compromiso conjunto para mejorar la seguridad vial y la convivencia en las vías públicas del país. 

A través de la firma del acuerdo las instituciones del sector gubernamental y la sociedad civil se comprometieron a estrechar lasos, unificar esfuerzos y jugar un papel preponderante para las acciones vinculadas a la seguridad vial, y de ese modo, alcanzar el fin común de reducir a un mínimo los incidentes de tránsito y sus terribles consecuencias. 

Igualmente, la alianza, abierta a todos los actores de la sociedad, busca impulsar proyectos y programas de seguridad vial con el objetivo principal de crear una cultura vial que permita salvar vidas. Además, impulsará brindar información sobre buenas prácticas e implementar campañas de apoyo y la promoción de la transferencia de conocimiento en esta materia, en barrios y escuelas.

Acompañado de Ministros, Administradores y Directores Generales de diversas carteras gubernamentales, estamentos de seguridad y el Presidente de la Comisión de Telecomunicaciones y Transporte de la Asamblea Nacional; el Director General de la ATTT, Julio González, hizo patente el respaldo por velar y garantizar la seguridad vial de los panameños y agradeció la participación de los diferentes sectores en cada una de las acciones a realizar que serán primordiales para disminuir los índices de accidentes que se presentan en las carreteras nacionales.

Durante un acto realizado en el Wyndham Panamá Albrook, el servidor público aseguro que  la participación de la iniciativa de los entes es fundamental en cada una de las acciones que se realizan, y es primordial disminuir los índices de de accidentes que se presentan en las carreteras nacionales.

“Siguiendo el llamado de la Asamblea General de las Naciones Unidas,  Panamá se une a la celebración de la Cuarta Semana Mundial para la Seguridad Vial.., si bien, internacionalmente, el enfoque de la campaña de este año se centra en la reducción de la velocidad;  en Panamá hemos decidido ampliar el espectro, invitando a todos los actores que tenemos injerencia en este importante tema”, indicó.

Destacó que años atrás, los accidentes de tránsito se consideraban inevitables o fortuitos. “Hoy, tenemos la certeza de que muchos de ellos son prevenibles”, señaló al manifestar que “tan solo con el uso del cinturón de seguridad, de las sillas de retención para niños, de los pasos peatonales; respetando los límites de velocidad, las luces de los semáforos y las señales de tránsito, es posible evitar consecuencias indeseadas o incluso fatales”.  

De acuerdo a González, estas consecuencias van desde las pérdidas meramente materiales, hasta la pérdida de vidas; sin dejar de mencionar las lesiones corporales en sus distintos niveles de gravedad, las cuales producen cambios dramáticos y permanentes en las vidas de los sobrevivientes y de sus familias.

Según datos de las Naciones Unidas para el año 2010, el promedio de muertes por cada cien mil habitantes en países de ingresos medios, estaba en 20.1. Esta organización decretó como una de las metas del decenio para el Desarrollo Sostenible,  reducir este índice a la mitad. 

El Director General de la ATTT puso de manifiesto que para ese mismo año 2010, en Panamá, el índice de fatalidades en accidentes de tránsito por cada cien mil habitantes era 11.68; casi 50% por debajo de la media de países con economías comparables a la nuestra. “Si se compara con la meta 2020 de las Naciones Unidas, podríamos decir que Panamá no está mal. Sin embargo, en nuestro concepto, el único índice aceptable es cero”, enfatizó.  

Con ese norte en mente, la ATTT ha adelantado acciones que abonan el camino hacia una movilidad segura, entre las cuales destacó las siguientes:

• La creación de la Dirección de Educación Vial y Defensa del Usuario. 

• Capacitación especializada en materia de educación y seguridad vial al personal de la entidad para llevar charlas a centros educativos; al sector empresarial y a entidades gubernamentales.

• Capacitación a más de 40 mil estudiantes de 250 centros escolares de todo el país.

• La implementación del programa “Escuela - Familia”, el cual, en el año 2016,  llevó un mensaje de prevención de hechos de tránsito a 250 padres y maestros de las 10 provincias y comarcas.  

• La suscripción de un acuerdo con el Ministerio de Educación que establece el marco legal para poder incorporar la Educación Vial como Eje Transversal, a partir de este año 2017. 

• El continuo respaldo y trabajo en conjunto con otras organizaciones que promueven la seguridad vial.

González añadió que en adición a estas acciones, cuyo enfoque es de corte preventivo, la ATTT trabaja en poner en marcha otros proyectos que atacan el problema desde el ángulo del control y la fiscalización, cuya exitosa implementación depende del respaldo de la ciudadanía.

“Si bien estas medidas pueden resultar impopulares por implicar la aplicación de sanciones o por conllevar costos adicionales; las mismas son indispensables para cuidar la seguridad y la vida de los usuarios de las vías”, aseguró. 

En este marco, hizo un llamado a la ciudadanía en general, “Para lograr el objetivo, se requiere del trabajo conjunto de todas las partes que tienen una responsabilidad en el tema” 

• Los Usuarios de las Vías: Peatones, ciclistas, motociclistas y conductores en general;  protegiéndose a sí mismos y protegiendo a los demás. 

• Las entidades públicas del ramo: diseñando infraestructuras adecuadas para una movilidad segura;  señalizando apropiadamente;  así como controlando y fiscalizando con rigor para garantizar el cumplimiento de las normas de tránsito y de convivencia vial.

• Las organizaciones, gremios y la sociedad civil: Apoyando a las autoridades y realizando campañas u otras actividades educativas en promoción de la seguridad vial entre sus agremiados, en barrios, escuelas y demás esferas de convivencia ciudadana. 

Como último eslabón en la cadena, resaltó al un grupo de entidades cuya intervención se da posterior a los hechos: los estamentos de seguridad, socorro y atención a emergencias.    

"A ellos, el mayor de mis reconocimientos por su compromiso, profesionalismo, disposición y por brindar siempre la más rápida atención posible a las víctimas de hechos de tránsito", subrayó.     

Concluyó invitando a los ciudadanos a tomar conciencia y hacer la diferencia, y sumarse a a esta cruzda por la seguridad vial, "ya que todos y cada uno nosotros jugamos un papel destacado en hacer de nuestras vías un lugar seguro para sus usuarios, que no somos otros que nosotros mismos".