Un día de oración y de reflexión. Así se recuerda la mayor tragedia registrada hasta ahora en la historia del sistema de transporte público panameño, donde perdieron la vida 18 personas.                                                                                             

Ante este triste hecho, el director general de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), Julio González, aseguró que el Gobierno del Presidente de la República, Juan Carlos Varela, seguirá mejorando el transporte público de pasajeros, “para que una desgracia como esta no se vuelva a repetir”.

“Los buses diablos rojos forman parte del pasado en el transporte, como país hemos dado pasos importantes en las mejoras a los vehículos, por supuesto que la actual administración dará seguimiento para que los usuarios gocen de un servicio de calidad y seguro”, dijo.

A primera hora de la mañana, González asistió en compañía con el Gobernador de la Provincia de Panamá, Rafael Pino, el Alcalde del distrito de San Miguelito, Gerald Cumberbatch, familiares y miembros del Movimiento 23 de Octubre a la misa en honor a los fallecidos realizada en la Basílica Menor  Don Bosco.

Posteriormente, en romería, se dirigieron a la calle Martín Sossa, lugar donde ocurrió la tragedia en el 2006, procedieron a pintar los 18 corazones azules  en el lugar de la tragedia.

Esa fue una tragedia que “no solo afecto a las personas que viven en la ciudad capital sino  a todo el pueblo panameño, puntualizó diciendo González.

 

 

Galeria de fotos