El director de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), Julio González, encabezó la reunión de coordinación para la  recopilación de datos que suministrará Panamá para la  elaboración del Tercer Informe Mundial sobre la situación de la Seguridad Vial 2014.

En la reunión donde participaron funcionarios del Ministerio de Salud, Ministerio de Educación y de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), tuvo como objetivo presentar un cuestionario estandarizado mediante el cual se obtendrá información de los 194 estados miembros de la Organización Mundial de Salud (OMS), sobre este tema.

González informó que se ha avanzado en la definición del cronograma y la línea de trabajo a seguir, y que en los próximos días, la información obtenida será entregada a la OMS para dar cumplimiento a los compromisos adquiridos mediante el acuerdo firmado por la República de Panamá como país  miembro.

Explicó que dicha  información permitirá describir la situación de la seguridad vial  de cada uno de los países, y por ende evaluar los cambios e identificar las deficiencias que existen en la seguridad vial para ejecutar políticas en vías de mejorar los resultados publicados en el último informe sobre la situación mundial en el 2013.

“Este tipo de esfuerzos servirán para monitorear el progreso que ha realizado Panamá y el resto de los países al implementar las medidas que se mencionan en el Plan de acción mundial para la Seguridad Vial de la OMS”, añadió.

El Director de la ATTT dijo, que este tipo de acción interinstitucional forma parte de los pasos encaminados a abordar integralmente el grave problema de los accidentes de tránsito y la falta de conocimiento de seguridad vial en el país, así como de la aplicación de las estrategias y planes de acción nacionales en esta materia.

“En la ATTT estamos trabajando en las áreas potenciales de intervención dentro del nuevo enfoque integral de seguridad vial, con énfasis en el peatón y este informe será valioso, ya que proporcionará orientación adicional sobre lo que hemos puesto en práctica para reducir la mortalidad de los usuarios en las carreteras”, agregó.

Señaló que un total de 386 personas fallecieron el año pasado como consecuencia de accidentes en las vías, con un mayor número de decesos por atropello (158 fatalidades), mientras que otras 12,947 personas sufrieron de traumatismos.

Por su parte, el asesor David Ramírez, llamó a la reflexión a los usuarios de las vías para evitar las  muertes, heridos y lesionados como consecuencia de los accidentes en nuestro país. “Los accidentes provoca un gran padecimiento, incluso pueden llevar a la pobreza a una familia, ya que los sobrevivientes y sus familias tienen que hacer frente a las consecuencias a largo plazo de una tragedia, como los gastos médicos, rehabilitaciones, gastos de exequias y la pérdida del sostén de las familia”, acotó. 

Según las estadísticas a nivel mundial dadas a conocer en la reunión todos los años, cerca de tres millones de personas fallecen a consecuencia de accidentes de tránsito y cerca de la mitad de las víctimas son peatones, motociclistas, ciclistas y pasajeros del transporte público.  Otros 50 millones sufren de traumatismos no mortales producto de esos accidentes.